“Amo a la multitud. Amo más que nada el momento en que estoy frente a ella. Amo cantar nuestras canciones, pero más que nada sentir que la multitud es parte del espectáculo, cuando son ellos los que cantan”. Freddie Mercury

Los 20 minutos que cambiaron la historia del rock

Y surgió el milagro “LIVE AID” Bob Geldof y Midge Ure crearon un espectáculo benéfico en beneficio del hambre etíope, el concierto, apodado por las fiestas organizadoras como “el día en que la música cambió el mundo”.

Reunió a algunas de las estrellas más importantes del rock en dos lugares en Londres y Filadelfia.   En un día lleno de actuaciones memorables, la actuación de Queen realmente robó el espectáculo.

Para muchos, el incendiario concierto de Queen, es la mejor actuación de todos los tiempos.

Salieron con rapidez desde el lado derecho del escenario, conscientes de que tenían poco más de 15 minutos (que finalmente fueron 21 con el público entregado…)

Brian May, con su inconfundible melena de león y Freddie Mercury, con su camiseta de tirantes blanca, su cinturón negro con púas y su jean decolorado subido casi hasta el ombligo que estilizaba su -entonces- fibrosa figura, aparecieron frente a los 74.000 espectadores que abarrotaban el Wembley.

Caminando al otro extremo, Freddie agita sus brazos para animar a los asistentes que ya estaban deleitados con su presencia. Va al piano, se sienta y empieza a calentar para luego dar inicio a Bohemian Rhapsody y al descontrol del público.

El momento mágico…

A continuación de Radio Ga Ga, ocurre el momento mágico que hasta ahora recuerdan los afortunados fanáticos presentes en el recinto: la improvisación entre Freddie y el público.

Queen prosiguió con Hammer To Fall, derrochando descontrol en el escenario y Crazy Little Thing Called Love, dedicándosela a las “hermosas personas presentes” esa tarde.

¡A partir del  minuto 7 llega la magia!

Euforia al límite…We Will Rock you

El clímax, y las palmas al ritmo de la música, llegó con un breve coro de We Will Rock you.

La banda, consciente de ello, regaló We Are the Champions y el Wembley no dejaba de moverse de izquierda a derecha.

Freddie se ganó a los asistentes sin necesidad de un discurso. “Lo que más me gustó fue ver al público sintiéndose parte del show. Cuando cantaba, era increíble”, reveló Mercury tiempo después en un documental.

¡ Gracias Freddie. Gracias Queen !

Las monas de pascua de TRENZARTE y su Tributo a Queen 

Cuando suena la música de Queen en nuestro Obrador ocurren cosas extrañas…Mira mira mira y escucha!

 

 

2 comentarios

Deja tu comentario