Loquillo en concierto el 1 de diciembre en Zaragoza 

Portada de su último disco “Rock and Roll Actitud” 2018.

Loquillo y un poquito de su historia

Corre el año 1978.

Barcelona empieza a estar en plena ebullición, diferentes tribus urbanas organizadas en torno a sus gustos musicales y estéticos empiezan a tomar las calles.

En este contexto se mueve Gay Mercader, un personaje muy importante en la historia del Rock en nuestro país. Como promotor musical, es la persona que puso a Barcelona en el circuito europeo de conciertos, el que trajo a España por primera vez a Bob Dylan, Bruce Springsteen, Eric Clapton, David Bowie, The Police, The Clash, The Rolling Stones, The Who, Lou Reed o Bob Marley, entre otros muchos.

Fue, además, editor de revistas míticas como Disco Express o Star. Pero, lo que nos interesa en esta historia, de momento, es algo mucho más modesto: regentaba Gay & Company, una tienda de discos situada en Barcelona, en el número 94 de la calle Hospital.

A ella acudía todo aquel que se había aficionado a escuchar los nuevos sonidos que se estaban fraguando, o de hacerse con una cultura musical a base de escuchar a los clásicos del rock and roll.

Gay & Company 

Es una puerta a un mundo en el que había montañas de vinilos, un lugar donde escuchar y probar los discos, que contaba, además, con una sección de segunda mano y, lo que es muy importante para nuestra historia, un tablón de anuncios.

A ella acude con bastante frecuencia una joven promesa del baloncesto escolar y juvenil, de casi dos metros de altura, anchas espaldas de deportista, y atrapado por el sonido y la estética rocker, aunque de gustos más amplios y heterodoxos.

Viene del barrio del Clot y responde al nombre de José María Sanz Beltrán. Se le distingue, además, por un tupé que, más que peinado, parece esculpido sobre su cabeza.

En el mundillo del baloncesto le han puesto un apodo: Loquillo.

Y Un buen día…

Además de hacerse con el suministro habitual de discos, Loquillo acude a Gay & Company y, antes de entrar, se para en el tablón y, entre anuncios de contactos y de compra y venta de instrumentos musicales, pega un cartel. Si alguien le hubiera seguido, habría podido leer: “Se buscan rockers para montar una banda de rock and roll clásico. Hippies abstenerse”.

Cadillac Solitario

Vive aquí en directo Cadillac Solitario la mejor canción, dicen…de Loquillo, te dejamos la lista de las 10 mejores canciones votadas por el público.

Con un final apoteósico

Y no estás tú… Ohhh nena y no estás tú…

Ohhh nena nena y nunca y nunca estás tú…

Historia de su discografía

En 1980, Loquillo graba su primer disco, “Los tiempos están cambiando”, que contiene temas de calidad como “Esto no es Hawai (Qué wai)” o “Rock and roll star”.

Durante una temporada formó parte de Los Intocables, con los que llegó a grabar un álbum titulado “Autopista” en 1982.

Pero poco después formó con el que sería su gran grupo, los Trogloditas.

El primer álbum de Loquillo y Trogloditas fue “El ritmo del garaje”, de 1983, que incluía temas como “Cadillac solitario”, “Barcelona ciudad” o “Quiero un camión”.

En 1985 publican su segundo álbum, “La mafia del baile” y un año después aparece el disco “Mis problemas con las mujeres”, con el que Loquillo y Trogloditas despegan definitivamente.

La carrera de éxitos continuará en 1988 con “Morir en primavera” y con éxitos como “El rompeolas” o “La mala reputación”. Pero Loquillo se hece universal con la publicación del álbum en vivo “A por ellos… que son pocos y cobardes”, en 1989, que vuelve a poner de moda el “Cadillac solitario”.

Su pegada quedó constatada en la fiesta del PSUC, en Barcelona, donde vendió 140.000 entradas.

En 1991 aparece el álbum “Hombres”, con el que comienza la colaboración entre Loquillo y Gabriel Sopeña en el tema “Brillar y brillar”. En el mismo disco figuraba “Simpatía por los Stones”, un tema tributo a la banda de Mick Jagger y Keith Richards.

Mitos del Rock Español

En 1993 publican “Mientras respiremos“, en el que reivindica a Johnny Cash con el clásico “El hombre de negro”, además de incluir la polémica “Los ojos vendados” y “John Milner”, La relación artística de Loquillo y Sopeña se estrechó en “La vida por delante”, en 1994, donde ambos músicos, al margen de los Trogloditas, ponían música a textos de Octavio Paz y de Pablo Neruda entre otros.

En 1996 vuelvan a publicar un nuevo trabajo, con el título de “Tiempos asesinos” y el sencillo “Ya no hay héroes“, donde Loquillo cantaba a dúo con Hugh Cornwell, de los Stranglers. A finales de ese mismo año se grabaría “Compañeros de viaje”, disco en directo con la colaboración de ilustres como Jaime Urrutia, Carlos Segarra, Ramoncín o Pepe Risi.

Feo, Fuerte y Formal. 

De nuevo en solitario, Loquillo publica en 1988 “Con elegancia”, otro álbum de poemas musicados, y “Nueve tragos”, en 1999, obra en clave de swing jazz.

Desde entonces y hasta hoy, Loquillo y Trogloditas han grabado dos trabajos más: “Cuero español“, en el año 2000 y la exitosa “Feo, fuerte y formal”, en el 2001, con los que dejan patente su condición de mitos del rock español.

Su poderío como banda quedará amplificado, si cabe, con la inclusión de Guillermo Martín en la gira de “Arte y ensayo”. en 2004, uno de sus mejores trabajos.

En 2008 Loquillo publica, en solitario, “Balmoral“, su primer disco tras la desaparición de Los Trogloditas.

Para dar forma a este trabajo, Loquillo recurre al recuerdo de Balmoral, un mítico y exclusivo bar madrileño ya desaparecido.

Una obra que le sirve tanto como declaración de intenciones como de punto de unión de las diferentes facetas que hasta ahora nos había brindado: su reconocida pasión por el rock and roll, la admiración por la canción de autor y su debilidad por el trabajo de los mejores y menos ortodoxos crooners.

Además cuenta con una perla muy especial, que ha supuesto una de las mayores alegrías en la vida de Loquillo, la participación de Johnny Hallyday en “Cruzando el paraíso Ref.

2 comentarios

Deja tu comentario