“La Paz es la única batalla que vale la pena librar” Albert Camus

La Ciudad de Zaragoza expulsa a las tropas Carlistas 

En la madrugada entre el 4 y el 5 de marzo de 1838 -en el contexto de la I Guerra Carlista- las tropas carlistas del general Cabañero compuestas de unos 2.800 infantes y 300 efectivos de caballería, sobrepasaron la muralla que protegía Zaragoza y se establecieron en el barrio cercano a la Puerta del Carmen.

Imágenes: revista Diplomacia siglo XXI

Recreación en Plaza de España noche del 4 al 5 de marzo 1938

Video publicado por Toyi Angel

Zaragoza, siempre, en posición estratégica

El ansia carlista por la consecución de una capital fuerte, sería probablemente el empujón que llevaría a Cabañero a tan arriesgada empresa a estas alturas de la guerra, ya que ante la resistencia de las ciudades fieles a la regente, en las zonas de influencia carlista, sólamente habían tenido la posibilidad de establecer las capitales en zonas rurales: Estella, en la zona vasco-navarra y Morella, en el Maestrazgo.

La conquista de Zaragoza constituiría un hecho que podría cambiar el curso de la guerra ante la posición estratégica que ofrecía la ciudad.
Las tropas fieles al pretendiente establecieron su base en la parroquia de San Pablo planeando las próximas operaciones para la toma de la ciudad.

La reacción de los Zaragozanos “Siempre Heróica” “Muy Noble” “Muy Leal” e “Inmortal”.

Pero rápidamente se vieron sorprendidas por la reacción de los zaragozanos, que unidos a la Milicia Nacional y a las tropas regulares formaron un numeroso conglomerado popular y militar que, en desigual batalla y con haciendo uso de tácticas guerrilleras, lograron expulsar a los efectivos carlistas establecidos en la capital aragonesa.

Suponiendo un triunfo del gobierno liberal de la regencia de María Cristina de Borbón y de los zaragozanos -rememorando las gestas de la Guerra de la Independencia- frente al absolutismo monárquico representado por el pretendiente: el infante Don Carlos María Isidro, y el título de “Siempre Heróica” que ostentará Zaragoza con motivo de este hecho sumándose a los de “Muy Noble”, “Muy Leal”, “Muy Heroica”, “Muy Benéfica” e “Inmortal”.

Por tanto, el origen de la fiesta es la conmemoración del triunfo de una Zaragoza leal al gobierno liberal consiguiendo la expulsión de los carlistas. Ref.

Tras el fín de la I Guerra Carlista (1840), el Ayuntamiento constitucional de Zaragoza declaró festivo el aniversario del 5 de Marzo y lo conmemoró oficial y solemnemente.

Un día festivo para celebrar a lo grande

Para todos los Zaragozanos, te ofrecemos todos los sabores para todos los gustos.

¿Con cual te quedas?

NATA

CREMA

CHOCOLATE

Deja tu comentario