EL CAPITAL HUMANO

Ficha técnica:

Dirección: Paolo Virzì
Guion: Paolo Virzì, Francesco Bruni y Francesco Piccolo
Fotografía: Jérôme Alméras, Simon Beaufils
Música: Carlo Virzì
Reparto: Valeria Bruni Tedeschi, Fabrizio Bentivoglio, Valeria Golino, Fabrizio Gifuni, Luigi Lo Cascio, Giovanni Anzaldo, Matilde Gioli, Guglielmo Pinelli

La Acción

La película de Virzì está basada en una novela de Stephen Amidon y arranca la noche de Navidad de 2010, cuando un ciclista es atropellado al salir de su trabajo y el conductor del automóvil huye del lugar del accidente.

Tras la presentación del incidente desencadenante, la historia se estructura en cuatro capítulos, los tres primeros narrados desde el punto de vista de un determinado personaje y un capítulo final que concluye la historia.

El trasfondo

Una crítica universal.

Un puzzle de personajes que retrata el comportamiento humano con perfecto encaje de unos con otros, digno de los miserables de Victor Hugo.

El anteponer el dinero sobre todas las cosas, el ensalzar el valor de lo material ante las cuestiones humanas más importantes, el dar prioridad a las apariencias…en una sociedad, la nuestra, cimentada sobre  “El presumir” por encima de las posibilidades.

Presumir de ganadores… de lo que sea, desde jugar al tenis hasta de lo listos que son los hijos, con la codicia por bandera.

Sin la más mínima empatía, dejando de lado el daño, los graves daños, que se pueda provocar a otros… y en último caso, todo eso que tenemos tan interiorizado sobre el valor numérico que se nos puede asignar a cada uno de nosotros (a eso se refiere el término “capital humano”, al valor de una vida humana calculado por las aseguradoras).

Esta película tiene un trasfondo económico fundamental, ya que buena parte de los personajes se mueven por pulsiones exclusivamente monetarias.

El desencadenante

La muerte del ciclista es solo una metáfora de una sociedad que mira hacia otro lado cuando la tragedia sucede frente a sus ojos.

El atropello es solo un desencadenante, un pretexto argumental, lo importante es observar cómo reaccionan los distintos personajes frente a ese hecho

Una crisis representa una oportunidad de negocio inmejorable para alguien que ya siendo rico, va a poder esquilmar, no solo a los que ya son pobres, de los que no podrá sacar mucho, sino también a las clases medias, cuyo empobrecimiento supone el mayor negocio del siglo.

Lo que vemos es, el retrato de una sociedad enferma que se enfrenta a un devastador final.

Los capítulos

Con Dino, uno de los protagonistas, se elabora un ácido relato del origen de la crisis económica y cómo, la desmedida avaricia de unos, y la estúpida codicia de otros hicieron lo que hicieron con las vidas de muchas personas.

En realidad este primer capítulo es el perfecto retrato de un imbécil, Dino, un ser repelente adornado de la banalidad de los nuevos ricos, zafio en las formas, baboso en el trato, egoísta y cínicamente adulador al que Fabrizio Benvoglio da vida con una interpretación hiperbólica muy del gusto del cine italiano.

Un personaje que abunda en la realidad más de lo asumible…

El segundo

Este capítulo da vida a otra de las facetas de la crisis que durante los últimos años ha puesto en entredicho el “modus vivendi” de la sociedad occidental, y no es otro que la crisis cultural encarnada en un teatro que se cierra (otro más) ante la indiferencia de políticos y banqueros.

“¿Realmente es tan importante, cariño?” pregunta a Carla su marido Giovanni Bernaschi , un tiburón de las finanzas, de esos que al más puro estilo Lehman Brothers no tuvieron escrúpulos para crear productos financieros de riesgo infinito con la promesas de ganancias escandalosas.

Pero ya saben, “los mercados han demostrado ser un poco más volátiles de lo que esperábamos”…

Y se quedan tan anchos.

Los últimos

Serena es el título del tercer capítulo y tal vez sea el personaje más humano de todos.

Se trata de la hija de Dino, una joven cuya personalidad e implicación en la historia queda apenas esbozada y deliberadamente ambigua durante los dos primeros capítulos para apuntalarse con firmeza en este tercero y sobre todo en el cuarto, que como se ha dicho da resolución al film.

Una reflexión sobre el valor de las personas

En Trenzarte y Pastelería Tolosana somos muy conscientes del Valor de las personas, el Capital Humano, que constituye el activo más valioso de la Empresa.

Un equipo de personas, que trabajan por un objetivo común, tanto en el Obrador, con las manos en la masa, como en todas nuestras tiendas, dando lo mejor de sí mismo@s cada día.

Nuestra gente, un equipo humano que disfruta con la Trenza… Que se Trenza, Trenzándose !

Y si no, ver para creer !!

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja tu comentario